El día 30 de diciembre, cuando la mayoría de las personas estaban pensando en la cena de fin de año, el gobierno nacional publicó en el boletín oficial de la República Argentina la aprobación de la exploración sísmica en busca de petróleo en el Mar Argentino de la mano de la empresa Equinor (apenas la primer empresa de muchas que pretenden este tipo de explotación).

Podés encontrar más información en: Extractivismo offshore (mar afuera)

Con este hecho el estado nacional da un nuevo paso en la larga lista de eventos de profundización del extractivismo en el territorio. Y desoye la fuerte oposición que el proyecto viene teniendo en todo el país y, sobre todo, en las ciudades corteras que se verían directamente afectadas en diversos aspectos.

Desde la organización asamblearia de distintas localidades, sobre todo desde la Asamblea por un Mar Libre de Petroleras de Mar del Plata, se organizó, al día siguiente de publicado el boletín, una manifestación en la ciudad balnearia de Chapadmalal, ante una visita del presidente Alberto Fernández al lugar. Expresando el rechazo generalizado de la población a este nuevo avance extractivo que traerá gravísimas consecuencias, tanto para la flora y fauna marina como también consecuencias económicas y sociológicas para la población de las costas.

La provincia de Chubut, con su incansable lucha contra la megaminería y en defensa del agua, nos muestra el camino de la resistencia, desde la participación ciudadana y la organización asamblearia, para detener el avance del extractivismo. Repliquemos la experiencia chubutense en todo el territorio nacional.

Compartimos una carta abierta, elaborada por la Asamblea MAR LIBRE de petroleras. Podés sumar tu firma aquí.

Acerca del grave problema socio-ecosistémico que acarreará la industria petrolera en el Mar Argentino

De nuestra mayor consideración:

 Desde la Asamblea  MAR  LIBRE de petroleras, nos dirigimos a Udes con el fin expresar  nuestra posición con   respecto  al avance de los proyectos para la exploración y  extracción de hidrocarburos en toda la costa Atlántica, y particularmente en la Cuenca sedimentaria Argentino Norte.

Como es de público conocimiento, a fines de 2018, por el Decreto 872 de la Secretaría de Gobierno de Energía, se convocó a Concurso Público Internacional para la Exploración y Explotación de petróleo y gas en 38 áreas en la Plataforma Continental, sin informar previamente a la ciudadanía. De esta forma  se adjudican permisos de exploración sísmica para la búsqueda de hidrocarburos en 18 áreas del ámbito Costa Afuera Nacional, a 13 corporaciones petroleras, dentro de las cuales se encuentra Equinor, YPF y Shell. Cabe mencionar que el entonces Ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, era accionista de Shell.

A inicios de 2020, la empresa Equinor presentó el proyecto “CAMPAÑA DE ADQUISICIÓN SÍSMICA OFFSHORE ARGENTINA; CUENCA ARGENTINA NORTE (ÁREAS CAN 108, CAN100 Y CAN 114)”, ante el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación. Esto afecta directamente a Mar del Plata y otras localidades costeras de la Provincia de Buenos Aires. 

Así llegamos al día 1 de julio de 2021, con una Audiencia Pública Virtual convocada por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, para poner en consideración el proyecto presentado por la empresa noruega Equinor. Durante la audiencia que duró 3 días, más de 300 personas provenientes de distintos puntos de la Argentina, expusieron sus argumentos en contra de la explotación de petróleo offshore, mientras que sólo 12 expositores se mostraron a favor, representando los intereses del sector empresarial petrolero. Como conclusión de la Audiencia quedó registrado un claro rechazo al proyecto de exploración sísmica de Equinor como así también de la explotación petrolera en Mar Argentino.

Uno de los bloques marítimos incluidos en el proyecto en cuestión, es el CAN 100, de 15.000 km2, que tiene influencia desde  Mar del Plata hasta Bahía Blanca.

Este bloque corresponde a la zona del talud del margen continental de nuestro mar. Además de ser un área de gran magnitud, es una zona de gran diversidad biológica y se han hecho estudios científicos en base a los cuales se ha propuesto declararla reserva marítima, por su relevancia turística, económica, cultural y científica.

Las características ecológicas presentes en la costa bonaerense hacen de este sitio un lugar único incluso a nivel mundial. Su ecosistema marino presenta gran complejidad biológica, siendo un corredor biológico muy importante para las especies migratorias. También recibe la afluencia de varias corrientes marinas, la de Malvinas y, las de Uruguay y Brasil, es decir corrientes cálidas y frías, que albergan especies de diferentes características.

Cabe remarcar, además, que los riesgos de contaminación son numerosos. Listamos a continuación los que nos parecen más relevantes para tenerse en cuenta:

1.           Química, entre los que se incluye el propio petróleo crudo y sus componentes, que ingresan al ambiente a través de las distintas prácticas operacionales, los químicos que se usa para facilitar la extracción petrolera, los compuestos asociados al crudo, entre otros.

2.           Sonora por las detonaciones que tienen lugar en la prospección sísmica y por el funcionamiento de la maquinaria petrolera.

3.           Lumínica generada en la quema constante de gas para realizar su separación.

4.           Por la infraestructura como plataformas de perforación, el tendido del oleoductos y líneas secundarias, que producen degradación progresiva de los territorios.

Cada tipo de contaminación produce distintos tipos de impactos en la biodiversidad y el ambiente. Esto agravado por la gran magnitud del proyecto petrolero sobre toda la costa atlántica.

Creemos fundamental que se tenga en cuenta que las plataformas petroleras offshore se encuentran asociadas a un gran número de accidentes en alta mar.

La actividad petrolera no sólo impacta sobre el mar y sus recursos pesqueros; también hace perder a las playas y ambientes recreativos costeros su valor turístico, a través de la presencia de manchas de petróleo, bolas de alquitrán, animales muertos y otras consecuencias de la contaminación por hidrocarburos derivados del petróleo. Se ha visto en experiencias previas que los desastres petroleros afectan a los ecosistemas marinos y las poblaciones que dependen de ellos, tanto a través de la pesca artesanal, la pesca industrial, la pesca deportiva, las excursiones turísticas, entre otras actividades, que quedan sujetas a pérdidas económicas completas.

Por todo lo expuesto, la comunidad marplatense viene manifestando un rotundo rechazo a la instalación de la industria petrolera en las cercanías de nuestra ciudad. Sostenemos que no traerá ningún progreso en ningún nivel, por el contrario sabemos que acentuará las desigualdades y modificará nuestra identidad. Dejará de ser una ciudad turística y pesquera, y pasará a ser una ciudad petrolera, cambiando la fisonomía  de la ciudad y su cultura vinculada al mar.

Es por todo lo expuesto que nos dirigimos a ustedes con el fin de que acompañen con su adhesión este rechazo y/o hagan  pública su posición a favor de la vida y en contra de dichos proyectos.

Material de consulta disponible en los siguientes enlaces:

– de Haro. Conservación de los ambientes costeros de Santa Cruz, Argentina.

Observaciones sobre el impacto de la actividad petrolera. Disponible en:  https://bit.ly/3z1d3pA

– CTAE -UNICEN. Evaluación de la probabilidad de ocurrencia de derrames de

petróleo en la plataforma marítima continental argentina. Disponible en: https://bit.ly/3BSFh7I

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.