0 0
Read Time:2 Minute, 4 Second

“– ¿Se puede saber para qué hacemos huelga? –gruñó la foca, coleteando nerviosa de aquí para allá.

Al fin una buena pregunta! –exclamó Víctor (el elefante!!) , entusiasmado, y ahí nomás les explicó a sus compañeros que ellos eran presos… que trabajaban para que el dueño del circo se llenara los bolsillos de dinero… que eran obligados a ejecutar ridículas pruebas para divertir a la gente… que se los forzaba a imitar a los hombres… que no debían soportar más humillaciones y que patatín y que patatán. (Y que patatín fue el consejo de hacer entender a los hombres que los animales querían volver a ser libres… Y que patatán fue la orden de huelga general..”

UN ELEFANTE OCUPA MUCHO ESPACIO

Elsa Bornemann

Por Luis Cuello

El elefante Víctor discute con sus compañeros de circo una huelga general para exigirles a los hombres que dejen de maltratarlos, de explotarlos y exigen volver a su hábitat. Este maravilloso cuento de la gran Elsa Bornemann (1952-2013) y título además del libro que lo contiene, fue no sólo alabado y premiado, sino prohibido por la dictadura militar en el año 1976.

Elsa, en esta como tantas cosas fue una adelantada en los tiempos.

Víctor bien podrían ser los cientos de trabajadores auto convocados de la salud de Neuquén, que vienen desde hace mas de 50 días llevando una lucha por sus salarios y la defensa de la salud pública entre otras cosas.

Organizados en asambleas,  con mecanismos de democracia directa, enfrentando la traición de los burócratas de ATE y las políticas del gobierno, aparecen como un faro para los trabajadores de todo el país.

¿Y por qué ELEFANTES?

Porque el burócrata mayor de ATE, en un intento de desprestigiarlos, quiso compararlos con un elefante. “Son como un elefante – dijo-. No se los entiende. Y no se sabe por dónde agarrarlos, si por la cola o por la trompa”

Seguramente a este burócrata le importan poco la democracia sindical, y si organiza alguna vez alguna asamblea es con los miembros de sus acólitos del aparato.

Sin embargo, los trabajadores tomaron el guante: siguieron con sus asambleas y su lucha y ellos mismos tomaron ese nombre: los ELEFANTES.  

Y empezó esa imagen a aparecer en los carteles, en las pintadas, en las calles y en toda su lucha a la cual apoyamos.

Y ESTÁN HACIENDO ASÍ… COMO VÍCTOR, NUESTRO COMPAÑERO ELEFANTE QUE… “OCUPA MUCHO ESPACIO”

link para bajar el cuento completo: un_elefante_ocupa_mucho_espacio.pdf

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *