Compartimos, en el día internacional de la mujer trabajadora, la declaración de la Agrupación de Mujeres Clasistas y Revolucionarias, difundida a través de sus redes sociales. Los artículos publicados y difundidos en esta web, firmados por organizaciones políticas, no reflejan, necesariamente, la postura editorial de este medio, ni implican ninguna filiación por parte de sus miembrxs.


El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, se conmemora esa fecha porque 148 obreras murieron incendiadas dentro de una fábrica -en 1809, Nueva York, EE.UU.- por realizar huelgas para mejorar sus condiciones salariales y de trabajo. Por eso no es el día de cualquier mujer, porque no lo es de las mujeres de los empresarios que reprimían de forma tan criminal las luchas de las trabajadoras textiles. Como aquí tampoco son compañeras de lucha las empresarias y las políticas burguesas que abundan en los partidos patronales y que se dicen feministas.

A pesar de las grandes luchas que se vienen llevando adelante en las últimas décadas, en muchos planos, y con cientos de miles de mujeres involucradas, en estos años no se ha avanzado demasiado. Solo el derecho al aborto, y restringido por presión de las Iglesias y el bajo presupuesto que se le asignan, y en muchos hospitales no se lo realiza debido a no tener el personal para ello y no querer contratarlo. Y hasta hay gobernadores y jueces que se jactan que detuvieron aborto de niñas embarazadas, incluso sabiendo que la mayoría de estos casos se trata de violaciones intrafamiliares; y senadores, como Alperovich, de Tucumán, que a pesar de tener denuncia por violación a su propia sobrina no se lo ha expulsado del Senado.

Y los femicidios siguen sin detenerse. De lo que va del año 54 mujeres fueron asesinadas y dos transexuales, lo que da uno cada 26hs, o sea, prácticamente un femicidio por día. Estos son datos del informe del Observatorio “Adriana Marisel Zambrano”, que coordina la Asociación Civil La Casa del Encuentro, que además reveló que 64 hijos se quedaron sin madre. De acuerdo a esta misma fuente, los hechos ocurridos fueron entre el 1 de enero y el 28 de febrero de 2022, 38 de los 54 casos relevados tuvieron lugar en la casa de la víctima, mientras que en 9 oportunidades los asesinatos fueron en la vía pública o descampados. A su vez, también indica que el 63 por ciento de los agresores (34 casos) eran parejas o exparejas de la víctima; mientras que el 17 por ciento (9 casos) eran familiares. O sea, más allá de los discursos del gobierno, la realidad del femicidio es que no cambió los porcentuales de estos crímenes.

Al mismo tiempo, es conocido por todos, la violación que en la última semana realizaron a una joven de 20 años, por un grupo o una banda de 6 hombre, en la calle, en un auto, a la vista de todo el mundo en pleno Palermo. Pero hechos aberrantes de esta misma característica -que no toman estado público como este porque actuaron muy impunemente- siguen ocurriendo casi todos los días en el país.

Y siguen sin darle la libertad a Higui, que es juzgada por defenderse de una violación correctiva por ser lesbiana. Porque para la justicia burguesa y patriarcal este hecho aberrante, de violación por odio de género, no es tenido en cuenta para absolverla. Al mismo tiempo no se conoce, ni se quiere investigar o dar a conocer, qué pasó con Tehuel, lo que todo indica que se trata de otro crimen por odio de género.

Por otra parte, el trabajo en negro y la precarización laboral, y el abuso o intento de abuso en estos ámbitos, es moneda corriente. Y mientras el salario de las trabajadoras, que es miserable como todo salario de cualquier trabajador, y que viene perdiendo en los últimos 6 años un 25 por ciento, lo es más miserable todavía para la mujer cuando continúa la brecha de un 20 por ciento en disparidad salarial en relación al hombre. Y, como todos los trabajadores, y en muchos casos aún más, la mujer trabajadora sufrirá los recortes de presupuestos en este acuerdo del gobierno con el FMI.

Esos hechos aberrantes de femicidios, violaciones y ataques por odio, son producto del machismo y frutos de la sociedad patriarcal. Si bien hay que luchar por justicia, las leyes no resuelven los problemas de fondo, porque estas no van contra el sistema. Terminar con el capitalismo -que también es terminar con los abusos y la mayor explotación hacia la mujer en la vida laboral- es la condición sine qua non para terminar con la opresión patriarcal y estos hechos. Porque con nuevas relaciones de producción, sin explotación y opresión, que surja de la construcción consiente de la sociedad en el socialismo, también se revolucionan todas las relaciones humanas y principalmente la familia, y con ello las relaciones de sexo o géneros.

Mientras tanto, mientras eso no ocurra, el capitalismo no brindará ninguna salida en este tema como a ninguno de los temas fundamentales, al contrario, como lo demuestran las guerras y los padecimientos de las masas en Palestina, Yemen y Ucrania, habrá más crisis y por eso más marginación y descomposición social, y producto de esta situación más violencia en general y violencia de género.

Para enfrentar esta situación hay que organizar la lucha, así como los trabajadores deben crear Comité de lucha para mantener la lucha en una fábrica por su fuente de trabajo o en un gremio por su salario, las mujeres trabajadoras nos tenemos que organizarnos en Comité de defensa en los barrios, defendernos y movilizarnos.

  • ¡Contra la violencia machista: creemos Comités de defensa de la mujer en todos los barrios y establecimientos del país!
  • ¡Igualdad de salarios y oportunidades en todos los empleos! ¡Guarderías gratuitas que funcionen todo el día para las madres trabajadoras y estudiantes! ¡Extensión a un año por licencia de maternidad -ampliando la paternal- y reducción de la jornada laboral, con igual salario, durante la primera infancia del niño! ¡Por medio salario adicional, durante los tres primeros años, para la madre soltera! ¡Por la jubilación automática para las amas de casa!
  • ¡Por una amplia educación sexual, igualitaria y científica, y por la información de los métodos anticonceptivos, los que deben ser gratuitos! ¡Por la inmediata despenalización del aborto en todas las provincias, y que el Estado nacional garantice los profesionales médicos, para realizarlos en todos los hospitales públicos del país!¡Supresión de toda medida o legislación que recorte a favor de los hombres los derechos de la mujer! ¡Por el ejercicio compartido de la patria potestad y por su adjudicación a la mujer, si es ella la que asume sola la crianza de los hijos tras la separación de los cónyuges!
  • ¡No a la retrógrada injerencia de las Iglesias en la educación y la legislación civil! ¡Por la total igualdad de derechos y posibilidades entre heterosexuales, lesbianas, homosexuales, trans y no binarios!
  • ¡Desmantelamiento de todas las fuerzas políticas y represivas al servicio de los negocios de la droga y la trata de personas! ¡Por comisiones de investigación independientes formadas por organizaciones obreras, familiares de las víctimas y organismos de derechos humanos, que investiguen la trata de personas y los crímenes policiales! ¡Tribunales obreros y populares para juzgar a estas mafias y sus cómplices gubernamentales!

¡No habrá liberación de la mujer sin socialismo, y no habrá socialismo sin la liberación de las mujeres!

Agrupación de Mujeres Clasistas y Revolucionarias

Etiquetado: .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.