Declaración de la Acción Plurinacional por los Humedales

El pasado fin de semana se vivió en la ciudad de Rosario una acción como hacía tiempo no se vivía. Alrededor de 17 mil personas se congregaron para marchar y cortar el puente Rosario-Victoria, en reclamo de protección a los humedales y en solidaridad con todas las causas ambientales por las que se está peleando en el país y la región.

Desde Borrador Definitivo participamos, no solo del corte del puente, sino de los debates previos y posteriores, de la organización desde abajo que, entendemos, debe ser la que defina las acciones a seguir y las consignas a levantar. Compartimos la declaración leída el pasado sábado sobre el Puente Rosario-Victoria, frente a miles de defensoras y defensores de la naturaleza y la vida.


Rosario – Victoria, 17 de Septiembre 2022

TODO FUEGO ES POLÍTICO

Hoy nos encontramos acá porque hace años que en Rosario y muchas ciudades del Litoral y el Delta del Paraná no podemos respirar. El humo invade las ciudades y nuestros hogares, llega a nuestros pulmones y nos enferma.

Estuvimos años usando un barbijo para cuidar nuestra salud, y ahora nos aconsejan que lo sigamos usando a causa del humo, mientras el extractivismo ecocida atenta contra nuestra propia supervivencia.

¿Te detuviste a pensar, de dónde vienen esas cenizas y ese humo que respiramos y que tanto molesta? El humo que cubre nuestra ciudad y tantas otras en la región, no es más que el síntoma de una enfermedad crónica en nuestro ecosistema provocada por actores del agronegocio y el negocio inmobiliario. Los medios de comunicación se hicieron eco de todo esto, pero es necesario que hablemos del FUEGO, sobre todo en el contexto de CRISIS CLIMÁTICA Y ECOLÓGICA.

Fuego que arrasa con ecosistemas enteros, asesinando el humedal con su flora y su fauna, que se ve obligada a huir y a buscar refugio, pero está claro que no todos corren la misma suerte. Fuego que arrasa con las costumbres y culturas de las personas que habitan estos territorios. Este fuego tiene nombre y apellido. Y por más que lo quieran encubrir, cuenta con la complicidad de los sectores económicos y políticos que detentan el poder con sus proyectos extractivistas de destrucción que se apropian de los bienes comunes para enriquecerse cada vez más en desmedro del ambiente.

Claramente, las quemas de los humedales son un eslabón más (entre muchos), del modelo de producción, que lleva cerca de tres décadas de profundización en el país. La causa fundamental de los incendios tiene que ver con la extensión de la frontera agrícola (principalmente para producir soja), provocando el traslado de cientos de miles de cabezas de ganado al territorio de las islas. El modelo productivo, que atraviesa a toda la sociedad e impacta cruelmente en los pueblos fumigados, es sinónimo de desmontes, inundaciones y sequías, contaminación de napas y cursos de agua, y expulsión de las comunidades que viven en entornos rurales (95 % de las personas, vivimos en zonas urbanas). También es sinónimo del intento de privatización de nuestros ríos (fundamentalmente del río Paraná). Este modelo de envenenamiento utiliza cerca de 600 millones de litros de agrotóxicos por año, que envenenan nuestros alimentos y el agua que tomamos, y, como sabemos, han generado malformaciones, abortos espontáneos, enfermedades y muertes en los territorios más afectados.

EL HUMEDAL es muchísimo más que una isla donde ir a disfrutar el fin de semana. El humedal es nuestro principal reservorio de agua dulce. Un ecosistema capaz de mitigar inundaciones y sequías, cuya vegetación produce el oxígeno que respiramos y que es el hogar de miles de especies, como las aves migratorias. Por todo esto se lo considera un sitio RAMSAR, es decir, de  importancia vital para todo el planeta. La vida del humedal es nuestro mejor pulmón, un sumidero de carbono que contribuye a evitar el aumento de la temperatura global. Estos servicios ecosistémicos hicieron de nuestra región un lugar habitable.

Desde el Estado se actúa de forma reactiva, una vez que el fuego ya está ahí. Con faros de conservación que conservan a medias, y no previenen el fuego. No hay excusas para la inacción, exigimos implementación y financiamiento al PIECAS-DP y al Plan de Manejo de Fuego. Y no, no hay excusas para justificar el desfinanciamiento, ¿se creen que no leemos a dónde están disponiendo los fondos nacionales y provinciales? Esta ciudadanía no va a tolerar que siga habiendo fuego del otro lado del río.

A las cámaras de diputados y senadores nacionales: Aprueben de una buena vez el proyecto consensuado por 380 organizaciones en proceso participativo. Ante las sorpresivas negociaciones realizadas en esta semana, en las cuales se decidió abrir la discusión en el Plenario de Comisiones para tratar al fin la cajoneada ley de Humedales, les decimos que estaremos alertas. Estaremos alertas a cualquier modificación que quieran degradar el proyecto consensuado por las organizaciones socioambientales. Estaremos alertas y estaremos presentes. Los conocemos. No vamos a permitir ninguna trampa, no vamos a permitir ninguna maniobra a espaldas del pueblo. No vamos a permitir más humo.

Volvemos a repetir NO QUEREMOS CUALQUIER LEY. Exigimos una ley que sea la herramienta legal para defender estos ecosistemas en TODO el territorio nacional. NO queremos ESA ley que les abre paso a los explotadores de siempre, a los negociados y especuladores. Ya tenemos claros ejemplos en otras provincias como Mendoza, Chubut, entre otras, donde la ley está pero fue redactada con trampas.

EXIGIMOS la sanción de la ley trabajada y consensuada por organizaciones de la sociedad civil y comunidad científica que el año pasado fue frenada en comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca, perdiendo el estado parlamentario que tanto costó tener.

La complicidad e inoperancia es inaceptable. Exigimos CONDENA A LOS RESPONSABLES. Todo terreno incendiado tiene un dueño identificable y que debe responder por esto. Pablo Javkin, Omar Perotti, Erika Gonnet, Juan Cabandié, Gustavo Bordet, Domingo Maiocco, Alberto Fernández, todo el poder judicial: ALTHAUS, Alfredo, ARAYA, Miguel, BENVENUTTI, José, Federico Martin, entre otros, son cómplices de que se sigan produciendo quemas que son ilegales.

Las pruebas y las evidencias sobran. Esta es una crisis ética donde no vemos que la voluntad política nos proteja ante el avance de la destrucción y la muerte.

Actúan mucho más rápido ante una pared grafiteada que ante el mismísimo ecocidio.

Gente. Acá no estamos inventando nada nuevo. Estamos acá denunciando que se está violando y vulnerando nuestro derecho a un ambiente sano y equilibrado (Art 41 CN)

Arrasan, destruyen, queman, asesinan nuestra única casa. Cada ecosistema que muere, también mata poco a poco nuestro presente y condena nuestro futuro. Somos el humedal, y dependemos de esa salud ecosistémica.

HOY NOS PARAMOS ACÁ PORQUE YA NO PODEMOS SEGUIR TOLERANDO SU INACCIÓN. HOY, UNIMOS NUESTRAS VOCES, GRITANDO CADA VEZ MÁS FUERTE. Y nos van a seguir escuchando en tanto atenten y vulneren los bienes comunes.

Hoy nos organizamos conscientes de nuestra fuerza capaz de impulsar las luchas necesarias para cambiarlo todo. Estamos acá y vamos a seguir profundizando cada acción, cada medida de resistencia hasta parar los crímenes al ambiente y construir otro mundo basado en el Buen Vivir. ¡Que tiemblen los extractivistas, porque vamos camino a una mayor organización colectiva!

NECESITAMOS Y EXIGIMOS:

Basta de quemas y Ley de Humedales ya, para proteger nuestros territorios. Esto incluye los Bajos Submeridionales, que los gobernadores de Santa Fe, Chaco y Santiago Del Estero dicen querer “desarrollar”, cuando en realidad pretenden vender el territorio para ponerlo al servicio de los grandes poderes económicos. #LosBajosNoSeTocan

Cese inmediato de los terraplenes en las islas, la caza furtiva, la pesca indiscriminada para la exportación, los grandes emprendimientos inmobiliarios, así como toda otra actividad urbana incompatible con el Humedal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.