"Yo canto por los caminos y cuando estoy en prisión
oigo las voces del pueblo que canta mejor que yo"
Preguntitas sobre Dios - Atahualpa Yupanqui

Damos inicio al Dossier sobre el CHUBUTAGUAZO, para reflexionar y debatir sobre la lucha y la victoria del pueblo chubutense contra la megamineria.

Aníbal Aguaisol es de Trelew, psicólogo, trabaja en la salud pública. Además es fotógrafo y miembro de la Colectiva Luan, espacio de fotógrafos con el cual vienen cubriendo los conflictos de distinto tipo en Chubut desde hace más de un año, y que estuvo presente en las jornadas de Chubutaguazo que echó para atrás la zonificación minera que el gobernador Arcioni y sus cómplices habían aprobado entre gallos y medianoche. Las fotografías que ilustran esta nota y el resto de las notas de este dossier perteneces, en su mayor parte a fotógrafos de esta colectiva.

“Lo que pasó en estos días es como la punta de un iceberg –nos dice sobre aquella rebelión-. La lucha ambiental lleva 20 años en que Chubut, viene resistiendo; y estos movimientos que se dieron en la calle son una pequeña revolución popular, en un contexto de un gobierno que viene apretando y apretando e implementando políticas en contra del pueblo muy fuertemente: desde lo represivo, lo discursivo, lo económico, la matriz productiva. El pueblo chubutense ha venido tolerando de una manera impresionante. Ahora sale en los medios tradicionales por la quema en la casa de gobierno, o de los edificios públicos, pero esto es una resultante de una violencia estatal que lleva años. Un ajuste sin precedentes en los bolsillos de la gente de Chubut, sin aumentos desde 2019 en el ámbito público, con la mayor tasa de desempleo de la Patagonia en Trelew y Rawson (cuando en algún momento fue el faro de la productividad o la producción de la lana y todas estas cuestiones). Todo eso se derrumbó y hay una crisis que no tiene precedentes. A esto hay que sumar una matriz de corrupción de este gobierno”.

Borrador Definitivo: ¿Cómo se manifiesta esto de la corrupción?

Aníbal Aguaisol: Con funcionarios de esta gestión. Algunos se fueron, otros quedaron en la Cámara de Diputados y están ahí “cuidados”. Pero de esta misma gestión hay muchos funcionarios de primera línea procesados. También está involucrado el gobernador Arcioni. Encontraron una lista en una planilla Excel de funcionarios que cobraban sobresueldos. Muchos de ellos son “los jóvenes brillantes”, como los llamaba Das Neves, el anterior gobernador. Eran jóvenes profesionales recién recibidos que venían a “transformar” la política y resulta que han robado de una manera increíble.

Lo más bajo en que cayeron fue que, cuando se inundó Comodoro Rivadavia por un temporal, Royal Caning (empresa de alimentos para perros) donó alimentos para los perritos de la calle y la Ministra de Familia se los robó y los vendía por Facebook. La denunciaron y la condenaron por eso. O sea, se robaron hasta la comida de los perros. El que le servía el agua a Das Neves (el asistente que hacía tareas como mayordomo) se hizo un edificio en el centro de Rawson con empresas fantasma que le vendían al gobierno, con licitaciones truchas. Metieron presos también a empresarios. Muchos hicieron probation y pusieron plata, o sea se reconocieron culpables y pagaron una condena económica.

BD: Me imagino que en una provincia con pocos habitantes y en ciudades más pequeñas esto es vox populi.

AA: Sí, totalmente. Imaginate que se robaban el alimento para los perros, ¡con el dinero que viene de la megaminería imaginate lo que iban a hacer! Hubo un diputado (López) del PRO, que lo expulsaron del bloque pero aún conserva los fueros, que le hicieron una cámara oculta donde estaba pidiendo coimas de 100 lucas; y al otro día votó a favor de la megaminería. La ex Ministra de educación, también acusada de corrupción en Cámara de Diputados… tenemos ese tipo de diputados.

BD: Frente a esto está la otra forma de hacer política, que es la de la gente movilizada. ¿Cómo fue la organización? Parece que a 20 años del 2001 vuelve a aparecer la horizontalidad muy fuertemente y el “que se vayan todos”.

AA: Tal cual. Fue casi una rima poética: a 20 años, un contexto muy similar, una explosión popular, la gente harta y trascendiendo las organizaciones. Porque la gente les pasó por encima tanto a los burócratas sindicales como a las Asambleas, como a las organizaciones. Fue la gente bajando de los barrios  a sumarse a las caravanas. Los trabajadores de los barcos que nunca se sumaron a ninguna protesta, pararon los barcos en los puertos. Impresionante la imagen de los barquitos de la flota amarilla, uno al lado del otro. Se paró la economía de la provincia. La gente se sumaba, y las Asambleas Ambientalistas simplemente decían a qué hora nos juntábamos, pero después la gente salió a la calle e hizo la que le pareció. Tengo esa impresión: fue una explosión popular, gente que no había participado nunca de una marcha. Y no solo eso: para mí, fue impactante ver a la joyería más importante de Rawson, que vende oro, escribiendo “NO ES NO” en su vidriera. De ahí para abajo, todos. Los supermercados cerraron las puertas y los empleados fueron con su ropa de trabajo y los carteles del supermercado escritos con mensajes antimineros. Las fileteadoras de las fábricas de pescado, que es gente que si no labura pierde mucha guita, salieron de los lugares de laburo. ¿Viste cuando hablamos de las asambleas de los trabajadores en sus lugares de trabajo, un discurso que yo escucho mucho en los militantes de los partidos pero que en la práctica no suele verse mucho? Bueno, acá se dio en distintos lugares.

BD: ¿Hubo entonces asambleas en barrios y lugares de trabajo?

AA: Hubo de todo. Hubo una Multisectorial con representantes de agrupaciones. Pero desde mi perspectiva todo fue más espontaneo. No hubo asambleas del pueblo, como hubo en el “trelewazo” (1972) en la época de la masacre, que se habilitó el teatro y la gente fue a asamblear. No hubo eso. Las Asambleas llamaban 18 hs. a la marcha, se juntaban y terminaba la marcha y la gente iba a la plaza sola. Por eso digo que hubo como un trascender cualquier intento de direccionar esto, y fue muy interesante.

BD: Otra característica que observamos desde aquí, en videos y fotos, fue la casi ausencia de banderas partidarias.

AA: Particularmente yo las evito (en la fotografía me refiero) a veces porque tengo la postura de que hay muchas organizaciones que son poquita gente y que vienen a capitalizar políticamente las asambleas del agua. Por ejemplo, estuvo Vilca, el diputado de izquierda, vino acá a apoyarnos. Yo lo considero muy valioso, pero también hay que decir que por lo menos en Esquel que  tienen una tradición asamblearia más larga, son muy cuidadosos con las banderías políticas. Más bien son refractarios.

BD: Hay otra característica que hay que sumar, y es que Chubut es una provincia muy extensa y geográficamente muy diversa.

AA: De Trelew a Esquel hay 700 km., estamos en la misma provincia, pero a la vez estamos a dos provincias de distancia de algunas localidades del norte. Imaginate que de Esquel a Comodoro Rivadavia tenés más de 1000 km. en la misma provincia. Es una locura lo que te estoy diciendo. Es otro mundo. Imaginate que es otro clima, otro paisaje, otra vegetación… Esquel es un vergel y Comodoro Rivadavia una ciudad azotada por el viento las 24 horas del día. Son totalmente distintos los escenarios, la diversidad cultural, la idiosincrasia de la gente, petroleros en el sur, acá pescadores en la zona del noreste, la gente del turismo en Esquel, el volcán por el medio… es una provincia extraña.

BD: Y en toda esta geografía tan diversa, la gente salió a la calle contra la megamineria.

AA: Fue en toda la provincia. Los poblados, los caseríos, acá tenemos todavía aldeas, caseríos, comunas rurales, hay lugares con 50 personas… y salió la gente a la calle. Vinieron por ejemplo de Lagunita Salada, que es una comuna rural. Venia un señor de 90 años militante contra la megamineria. Es impresionante como se ha movilizado la gente del interior, y tal vez esto suene medio “conspiranoico”, pero los pueblos del interior no tienen agua. Estuvimos en un pueblo que se llama Yala Laubat, hace un par de meses fuimos a ese pueblo del interior; le llevan agua de otros pueblos en camiones, ya que está metido en el medio de la meseta y no les hacen el pozo. El gobierno no les hace el pozo y la minera fue a decirles “nosotros les hacemos el pozo para que tengan agua”. Es decir, el lobby de las mineras es impresionante y el pueblo muy heroico de alguna manera le dijo NO a la minera, y se vinieron acá a pedir que paguemos comunitariamente ese  pozo cuando el gobierno lo podría hacer tranquilamente. Y esa gente vino a Trelew con nosotros. Tuve en casa gente de Esquel durmiendo hasta en el patio. La demostración de la revuelta popular que te digo.

BD: ¿Y la respuesta estatal fue la represión a mansalva?

AA: Sí, hubo una violenta represión sin precedentes. Tengo aquí en mi casa balas de plomo que se le cayeron a los milicos, se le cayeron cajas de balas de plomo. Tengo una caja de vino llena de cartuchos de las balas de goma. Todo el mundo recibió balas de goma. Y utilizaron un mecanismo que no lo habíamos visto antes: no solo las falanges de milicos avanzando y disparando sino también camionetas llenas de milicos con escudos, que iban por las calles disparándole a la gente que iba caminando. Sin criterio de decir: es manifestante o no lo es. Fue una cacería. Lo decimos en esos términos. Salieron a cazar gente. Tanto es así que echaron al comisario de la comisaría 1ª de Trelew por, en términos de ellos, el “exceso” que cometieron. Se metieron en la plaza en plena oscuridad a dispararle a la gente. Y en las marchas tenemos niñas y niños, gente grande.  Hay un video que hizo una compañera de mi colectiva donde una señora se le para a los milicos y los enfrenta. Eso fue como un botón de muestra de lo que pasó, que los policías no discriminaban nada y en pleno centro de la ciudad disparando a quemarropa. Tenemos gente internada todavía con heridas graves, hay un pibe que le lastimaron la pierna, no subimos las fotos porque son muy impresionantes, pero le pegaron a tan corta distancia con las balas de goma que le sacaron un pedazo de carne. Impresionante.

Esto se enmarca también en una tradición de prácticas violatorias de los derechos humanos de la policía de Chubut. Ya  tiene una condena internacional por la Corte Interamericana por violación a los derechos humanos hace unos años por la desaparición de Iván Torres. La policía  viene sistemáticamente matando pibes -y no solamente pibes- morochos, pobres y militantes. Hace 6 meses mató en Esquel a un señor que tuvo una descompensación psiquiátrica y le metieron un tiro en la cabeza, violando todos los protocolos que tienen que ver con el abordaje de personas en crisis. O sea, una policía que genera violaciones sistemáticamente a los derechos de las personas. Así que esperábamos este tipo de represión, pero superó las expectativas.

BD: Y ahora, ¿qué discusión hay los días después y por qué se rechaza el plebiscito?

AA: Porque tienen un poder de lobby, y una cosa es Trelew, ciudad con aeropuerto y todos los servicios, y otra cosa es un pueblito que no tiene nada; hay pueblos que no tienen luz por ejemplo. Tienen un generador que les da luz por un par de horas. Entonces las mineras tienen un poder de presión sobre esa gente a la que le prometen todo lo que necesiten: les construyen la casa, les llevan agua.

La zonificación es sectorizar la provincia: en Esquel no, pero en la meseta sí. El problema es que tenemos un río que atraviesa toda la provincia, el Río Chubut, que es el único que tenemos. Un emprendimiento en la meseta contamina el único cauce de agua que tenemos para toda la provincia. Entonces no queremos zonificación y con el plebiscito van a meter presión. Es más, ya han puesto plata en funcionarios, y han coimeado. Un compañero de la colectiva LUAN, hace unos años, en el 2014, hizo una foto muy famosa que se viralizó, que es la de un diputado con su celular donde las mega mineras le estaban dictando lo que tenía que decir. Hace rato que las mineras están operando en Chubut, que tiene un montón de recursos mineros y están dispuestos a todo.

BD: ¿El retroceso del gobierno lo sienten como un triunfo?

AA: Sabemos que esta es una victoria parcial. Arcioni es empleado de las mineras, sus diputados también y van a hacer lo posible para lograrla. Seis meses es el plazo para que haga el plebiscito. Cuando lo haga vamos a salir a sacar fotos de vuelta, es así. La discusión que estamos teniendo ahora en las asambleas es entre los que sostenemos que hay que ir por más, porque renuncie Arcioni, porque se vaya; y los que están conformes con haber logrado que se derogara la ley, o sea que se vetara la zonificación. Así que esa también es una discusión. Los diputados siguen, Arcioni sigue, pero requeriría otro tipo de fuerza y otro tipo de organización lograr eso. Nos dio la impresión que estábamos a un empujoncito de que renuncie porque la verdad es que está prendida fuego la capital de la provincia, están todos los edificios públicos incendiados, el diario El Chubut prendido fuego también, que es un diario pro minero. Faltó poco más para que al gobernador no le quedara mucha opción. Imaginate que el último día de marcha, en las caravanas estaban los intendentes de Trelew, de Rawson, todos los intendentes marchando con la gente. A Arcioni le soltaron las manos todos, quedó solito. El único que lo sostiene es Massa.

BD: Te iba a preguntar el tema de los intendentes. Parece ser que hubo que hacer este lio para que los intendentes se involucren. Y me hizo recordar bastante a lo de Mendoza porque no son ciudades muy grandes.

AA: Comodoro es la más grande de todas, pero aun así son ciudades pequeñas. Trelew está más o menos en las cien mil personas. Nosotros hemos ido a hacer escraches a la casa de los diputados y vamos a seguir. Hoy decían de una diputada que le habían hecho amenazas y que su familia estaba preocupada, tienen la cara de piedra. Aunque tienen una capacidad para tolerar cualquier cosa que sorprende. Por ejemplo, una de las diputadas, la de camioneros, tiene pegada en su ventana un cartel que dice “NO ES NO” y votó a favor de la megamineria. Subió al cargo montada en la campaña de “NO A LA MINA”, igual que Arcioni que tiene los spots de campaña diciendo que no a la mina. El intendente de Madryn dijo lo mismo. Todos los intendentes asumieron diciendo que estaban en contra, y ahí se rompe “la grieta” y se rompe la ideología y son todos pro mineros. Todos. No hay ningún partido en contra, de los que están en el poder ahora. Ahí se acaba la grieta.

Por eso sale Alberto Fernández diciendo manifiestamente apoyar la megamineria en la provincia. Diciendo que habían avanzado mucho con otros países para la extracción de uranio de Chubut, lo promueve, lo quiere y ahí no hay grieta y le trajo algunos inconvenientes con gente del campo popular que milita en el FdT, para quienes es un sapo grande que se tengan que bancar a este delincuente de Arcioni, porque lo están bancando, le han mandado plata para ponerse al día con los sueldos, etc.

BD: Los mismos diputados del Frente de Todos dijeron: “nosotros seguimos las instrucciones del gobierno nacional”.

AA: A la gente de Unidos y Organizados y a algunos diputados les sacamos fotos firmando la Iniciativa Popular, este proyecto que presentamos junto con 34.000 firmas de vecinos. Vinieron a firmar. Se sacaban las fotos con los carteles de EL AGUA ES VIDA, NO ES NO y después terminan dándose vuelta. No resisten un archivo, pero un archivo de hace un mes.

BD: Ya que nombraste al gremio de camioneros, ¿la patota de camioneros, como la patota de la UOCRA, estuvo lista para tercerizar la represión, no? ¿Cómo se comportó el resto de los gremios en esta ocasión?

AA: Los que no apoyaron no salieron al cruce. Por ejemplo ATE se guardó. ATE, que está bastante borrado últimamente porque hay vínculos entre ATE y el gobierno provincial. Pero creo que la situación obligó a que no salieran a romper. Camioneros y la UOCRA estaban listos, pero no hicieron nada. En otro momento nos han cagado a palos. Aquí se rumorean muchas cosas, decían que a los camioneros de Trelew les habían pedido que vayan a romper y decían que no porque sus familias estaban ahí. Porque la movilización fue no solo muy amplia sino muy profunda. Esta vez, no solo salieron los de la pesca, salieron también las hinchadas de los clubes más grosos de acá, tipos que son pesados y estaban las barras de los clubes de Rawson, que son pesados. Pesados cantando por el agua, je.

BD: Una demostración más de la fuerza del pueblo cuando se moviliza entonces.

AA: Así que no tenían tampoco tanto poder. Ya te digo: sacaron todos los milicos que tenían, trajeron de los pueblos de alrededor y no pudieron romper la resistencia popular. A mí me hizo acordar a Chile esto. La primera línea, gente rompiendo los carteles y haciéndose escudos con los carteles. Uno se hizo un escudo con la tapa de un lavarropas, con tachos de pintura… la verdad que fue brava la cosa. Hubo dos momentos particulares donde vi policías que quedaron más o menos sueltos y casi los matan. A un grupito que se alejó de la camioneta por un momento pensé que los mataban, caían piedras de todos lados. Y querían reprimir, hicieron todo lo posible pero no pudieron. La gente los sobrepasó, hay muchos policías heridos e internados. Lluvia de piedras, se quedaron sin balas en un momento.

BD: Ayer me decía un compañero de El Hoyo, que es periodista, que hay cierto quilombo también en la cúpula policial.

AA: Sí. Hay un “Concejo de Bienestar Policial” que sería lo más parecido a un gremio policial, pero que no lo es, simplemente son delegados que se sientan a charlar con las autoridades policiales para obtener mejoras. Sacaron un comunicado diciendo que la policía no puede quedar en un rol de represora por falta de política policiales o de seguridad. Ese documento es muy fuerte y también han circulado audios de algunos policías de rango intermedio o jefaturas, retando a los que organizaron los pelotones por haber reprimido. Hay un audio que me llegó que decía: “pidieron refuerzos, reprimieron unos pibes que estaban con botellas que parecían de nafta (que en realidad no lo eran, eran botellas comunes). Pidieron refuerzos de fuerzas especiales, hicieron papelones”. La policía se lució haciendo las cosas mal. Realmente hicieron todo mal. No bajaron los escudos, no dejaron de disparar, pero hubo malestar también en la fuerza. Teniendo en cuenta que Arcioni les dio un aumento muy grande hace una semana atrás: hoy un ingresante a la policía de Chubut gana más que un profesional que no hace guardias en el hospital. O sea preparó todo para este  escenario para que la policía este del lado de él.

BD: Te agradezco infinitamente esta entrevista y seguimos porque creemos que este tema es una de las grandes batallas.

AA: Esto que pasó en Chubut puede ser inspirador. Esto que pasó acá en Chubut ayuda para que la movilización popular pueda llegar a generar cambios. Acá había una devaluación importante, se decía: “esto de marchar no tiene sentido, para qué si ya lo tienen todo arreglado…”. Y sin embargo no fue así, sino todo lo contario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.