0 0
Read Time:30 Minute, 18 Second

Continuando con este dossier para comprender el conflicto bélico iniciado con la invasión de Rusia a Ucrania, su contexto y antecedentes, nos parece importante publicar esta esclarecedora entrevista  a Ilyá Budraitskis*, historiador y profesor en la Escuela de Ciencias Económicas y Sociales de Moscú , activista y militante politico.

La editorial Verso acaba de publicar su libro “Dissidents among Dissidents”, donde analiza los desafíos de la izquierda democrática rusa después de la caída de la Unión Soviética. Realizada poco antes de la invasión, en esta entrevista analiza los nexos entre el proyecto político global de Vladímir Putin y la invasión de Ucrania. Su entrevistador es Ervin Hladnik Milharčič periodista en Eslovenia. Jan Malewski tradujo del esloveno para Inprecor. Originalmente publicada el 29 de enero de 2022 en el diario esloveno Dnevnik . El link original de donde esta tomada esta entrevista es Rusia-Ucrania: «Una situación peor que durante la Guerra Fría». Entrevista con Ilya Boudraitskis – CONTRATIEMPOS.

Las opiniones vertidas en este espacio no reflejan, necesariamente ni total ni parcialmente nuestra postura editorial, pero las difundimos porque opinamos que aportan a un debate necesario y urgente.


Ervin Hladnik Milharčič: Mientras usted está en Moscú y yo en Ljubljana, ¿estamos hablando de una futura línea de frente? Estamos hablando de la guerra. En Europa, la política alienta fuertemente a los rusos a hacer algo, utilizando todos los canales de los medios para hacerlo. Y por tu parte, ¿qué significa eso?

Ilya Boudraitskis: ¿Estás pensando en cómo la gente común percibe la situación o qué imaginario está creando el régimen?

Ervin Hladnik Milharčič: Para empezar, ¿cómo presentan los medios rusos las tensiones en la frontera ruso-ucraniana?

Ilya Boudraitskis: Los medios oficiales rusos, incluidos todos los canales de televisión, están controlados por el Kremlin. Otros son casi inexistentes. Sobre Ucrania, estos medios estatales utilizan un lenguaje bélico desde 2014. En los últimos meses no ha habido cambios en esta forma de hablar del tema. Siempre es el mismo vocabulario.

Ervin Hladnik Milharčič: ¿Qué quiere decir con el lenguaje de la guerra?

Ilya Boudraitskis: Debates interminables sobre la profunda brecha entre nuestro país y Occidente, con el que estamos en conflicto histórico. El uso de una retórica militar extremadamente agresiva. Oímos hablar de nuestras bombas, tanques, aviones y otras armas. Escuchamos que podemos destruir a los Estados Unidos de América en dos o tres minutos, o que fácilmente podemos volver a ganar una guerra mundial. Se ha convertido en lenguaje común en los medios oficiales.

Ervin Hladnik Milharčič: ¿Qué efecto tiene esto en la opinión pública?

Ilya Budraitskis: Fabuloso. En casa, para ayudar a los niños a conciliar el sueño, les contamos la historia de un niño que gritaba “lobo”. Conoces esta historia, ¿no? El niño corría por el pueblo gritando “lobo, lobo, lobo” para llamar la atención. Logró. Todo el pueblo se movilizó en varias ocasiones. Cuando el lobo finalmente llegó al pueblo, nadie le prestó atención. Al menos desde 2014, los medios oficiales hablan sin cesar y en un tono muy fantasioso de un inevitable conflicto con Ucrania, que nunca se ha materializado. Ahora quieren dar la alarma. En las últimas semanas, los medios oficiales han tratado de informar que la situación se ha vuelto muy grave. Que este enfrentamiento militar es real. Sin embargo, el público no percibe este anuncio como algo diferente. La reacción común a estos mensajes es decir: «Sabemos que estamos en conflicto con Ucrania, sabemos que estamos en conflicto con Estados Unidos, nos dices esto todo el tiempo, así que es normal».

Ervin Hladnik Milharčič: ¿Ninguna emoción en particular?

Ilya Boudraitskis: Es más complicado que eso. Por un lado, la gente lo ve como una continuación de la estrategia habitual de señalar con el dedo las peculiaridades de las élites gobernantes. El lenguaje del conflicto les resulta tan familiar que ya no se conmueven. Pero al mismo tiempo, crece el temor a la posibilidad de una escalada real. El miedo a la guerra se está abriendo paso lentamente.

Ervin Hladnik Milharčič: ¿Este malestar también se nota en los medios oficiales?

Ilya Budraitskis:No, según ellos ya hemos obtenido la victoria. Pero la gente está cada vez más preocupada. No es solo mi sentimiento. El miedo a la guerra ha sido siempre el segundo mayor miedo después del relativo a la salud personal y las preocupaciones que la acompañan por el funcionamiento de las instituciones públicas y su atención a las personas. Sin embargo, encuestas de opinión recientes muestran que al menos el 60% de la población teme la posibilidad de un conflicto armado, y que este temor supera las preocupaciones de salud relacionadas con la pandemia. Estos dos elementos están presentes simultáneamente en la conciencia colectiva. La gente está tan acostumbrada a la retórica militarista que no se la toma demasiado en serio, pero, por otro lado, existe una preocupación creciente. Por mi parte, Creo que el miedo proviene de los eventos que presenciamos el año pasado. Un miedo ligado a la creciente represión del Estado, a la creciente violencia que la acompaña y al clima de zozobra que genera. Diría que esta pregunta está en el centro de la reflexión política de las masas sobre nuestra situación. Pero hay que tener en cuenta que en nuestra sociedad no hay reacciones políticas serias, ni manifestaciones, ni protestas. No hay más manifestaciones masivas de descontento, no más ocupaciones de calles o plazas. Nada más. Diría que esta pregunta está en el centro de la reflexión política de las masas sobre nuestra situación. Pero hay que tener en cuenta que en nuestra sociedad no hay reacciones políticas serias, ni manifestaciones, ni protestas. No hay más manifestaciones masivas de descontento, no más ocupaciones de calles o plazas. Nada más. Diría que esta pregunta está en el centro de la reflexión política de las masas sobre nuestra situación. Pero hay que tener en cuenta que en nuestra sociedad no hay reacciones políticas serias, ni manifestaciones, ni protestas. No hay más manifestaciones masivas de descontento, no más ocupaciones de calles o plazas. Nada más.

Ervin Hladnik Milharčič: ¿Cómo logró esto Putin?

Ilya Budraitskis: Gracias a un año de golpes directos a los núcleos de la oposición. El régimen político es cada vez más represivo. Tras la detención de Alexei Navalny, líder del partido opositor Rusia del Futuro, y la dispersión de las manifestaciones que siguieron, la opinión pública fue silenciada. Toda la oposición se encuentra ahora en una situación muy deprimente. El año pasado fuimos blanco de una represión total. Todas las estructuras de Alexei Navalny han sido declaradas organizaciones extremistas y sus colaboradores son considerados extremistas. Cualquiera que expresara su apoyo a Navalny podría ser arrestado. La organización de derechos civiles más antigua, Memorial, reconocida en 1989, fue disuelta por sentencia de la Corte Suprema porque estaría sujeta a la Ley de Agentes Extranjeros. Simbólicamente, fue muy destructivo: la organización de derechos humanos más antigua de repente se vuelve ilegal. También atacaron a todos los medios independientes con extrema agresión. La Ley de Agentes Extranjeros se puede utilizar contra cualquier persona. No hay un solo medio independiente en Rusia que no pueda ser acusado de ser una agencia extranjera. La acusación es una advertencia. Esto significa que pueden liquidarse en cualquier momento, al igual que Memorial. Gran parte de la represión está ligada a lo que ocurre actualmente en la frontera con Ucrania. Querían asegurarse de que no hubiera sorpresas desagradables, oposición,

Ervin Hladnik Milharčič: ¿La gente común solo conoce la versión oficial?

Ilya Boudraitskis: Más o menos sí. La gente está así psicológicamente preparada para la guerra. Puedes seguir la televisión estatal y creer la propaganda. No es dificil. Por otro lado, sobrevivir en caso de conflicto es otra cosa. En este ámbito la situación ya es muy diferente, porque vivimos en un país muy pobre, que ha visto deteriorarse la calidad de vida en los últimos años, dando la impresión de un país en decadencia en todos los ámbitos. Solo si la situación, que ya es mala, se deteriora muy rápidamente, y cuando la gente no ve salida, podemos esperar cambios y demandas más apremiantes de una política diferente. Sin embargo, hasta ahora, nada de eso está a la vista.

Además, la situación es realmente confusa. El discurso oficial mantiene sistemáticamente tal ambigüedad. Por un lado, utilizan un lenguaje militarista agresivo e intransigente. Por otro lado, también hablan del deseo de paz, de conversaciones entre Rusia, Estados Unidos y los países europeos. Atribuyen esta tensión a la histeria anti-rusa en los medios occidentales y la política detrás de ella. Dicen que Rusia no tiene planes de atacar, que no planea ninguna invasión armada, que el ejército solo está realizando maniobras normales en territorio soberano ruso, y que en Occidente están creando pánico por sus propios problemas. Mucha gente se pregunta qué está pasando realmente. ¿Realmente tenemos que prepararnos para la guerra, ¿O es solo otra tormenta de propaganda sin futuro? Este dilema nos resulta familiar. ¿Son solo sucesivas oleadas de desinformación, o el peligro de una confrontación militar está muy cerca?

Ervin Hladnik Milharčič: Los Estados Unidos y algunos países europeos están enviando equipos militares a Ucrania. ¿Te ha llamado la atención esto?

Ilya Budraitskis: Si esta claro. El miedo a la guerra tiene dos caras. La gente tiene miedo natural de los conflictos militares. Si Occidente da apoyo militar real a Ucrania, podría haber una gran guerra. Por otro lado, existe un fuerte temor a sanciones económicas adicionales, que podrían socavar la ya maltrecha economía. Puede ser que Occidente realmente vea a Ucrania como un país donde finalmente puede enfrentarse a Rusia en todos los frentes, y se convierte en un campo de batalla. Pero es difícil lanzar en Rusia un debate más serio sobre esta cuestión. Los medios oficiales están controlados y no hay posibilidad de hacer un análisis serio de la situación y una confrontación de opiniones. Se ocupan de la propaganda, la información es secundaria. Todavía hay algunos medios liberales de oposición. Todavía están allí, pero cada día son menos y constantemente bajo una terrible presión del estado. Todavía hay un cierto sentimiento de revuelta entre la población. Pero el régimen sigue enviando dos señales contradictorias.

El mensaje oficial es que, a diferencia de Occidente, Rusia quiere conversaciones y no planea la guerra, pero está lista para cualquier cosa. En esta imagen, Ucrania, impulsada por Occidente, es el agresor. A pesar de toda la retórica belicosa, los medios oficiales transmiten el mensaje del Kremlin de que esta batalla se librará mediante conversaciones y se evitará la guerra.

Ervin Hladnik Milharčič: ¿Cómo justifican ese mensaje?

Ilya Boudraitskis: Recordamos la experiencia de 2014, cuando el ejército ruso ocupó Crimea y la reacción de Occidente fue principalmente retórica. La Crimée a été annexée à la Russie, il y a eu des protestations et des remous, des sanctions ont été imposées, mais il n’est venu à l’idée de personne d’essayer de restituer Sébastopol et Yalta à l’Ukraine par la guerra. El Kremlin puede señalar el Mar Negro y decir que ha establecido su dominio allí sin que nadie lo avergüence seriamente.

Los medios liberales están tratando de contar una historia diferente, pero están confundidos. La oposición política también está confundida. Nadie sabe cuál es el contenido secreto de las conversaciones entre Rusia y Occidente. La mayoría de los ciudadanos sienten que las relaciones entre Rusia y Occidente se han roto por completo. La ruptura, sin embargo, no ocurrió el año pasado, sino mucho antes. Los que viven en las grandes ciudades y viajan a otros países saben que las relaciones han sido malas durante mucho tiempo. La situación es clara. La Embajada de los Estados Unidos en Moscú no ha emitido visas a ciudadanos rusos durante tres años. Si quieres ir a Estados Unidos, primero debes ir a otro lugar, como Zagreb o Ljubljana, y solicitar una visa allí.

Ervin Hladnik Milharčič: Pero si hay una guerra, ¿por qué lucharemos? En 2014, los ucranianos cedieron Crimea sin luchar. El ejército ucraniano ni siquiera disparó un tiro al aire. ¿Tiene claro el objetivo del conflicto?

Ilya Budraitskis: Esa es la pregunta principal, ¿no? ¿Por qué estamos luchando? No hay dilema para las autoridades rusas. Durante el último año ha quedado claro que el acuerdo de Minsk no está funcionando. En Donetsk, la situación está estancada. La idea de que las Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk podrían usarse para controlar al gobierno ucraniano se ha derrumbado. Putin pensó que encontraría en el Donbass un pilar sobre el que construir una política respecto a Ucrania. Se suponía que el acuerdo al menos evitaría la cooperación de Ucrania con la OTAN, pero fracasó. Mientras tanto, se celebraron elecciones en Ucrania y rápidamente Putin se dio cuenta de que sería imposible llegar a un acuerdo con el nuevo presidente, Volodymyr Zelensky. Cuando fue elegido en mayo de 2019, había cierta esperanza en el Kremlin de que pudieran llegar a un acuerdo con él sobre la normalización de relaciones. Pero luego resultó ser, en muchos sentidos, un nacionalista aún más duro que su predecesor, Petro Poroshenko. Putin tenía que encontrar una salida al estancamiento del acuerdo de Minsk, que no tenía futuro. Decidió cambiar el centro de gravedad de Donbass a toda Ucrania. Empezó a preguntarse qué lugar se había reservado para Ucrania en los planes de la OTAN. ¿Será Ucrania al menos un país neutral o un aliado militar abierto? Quería desviar la atención de la congelada situación en el Donbass y empezar a hablar de relaciones interestatales y mundiales. en muchos sentidos, un nacionalista aún más duro que su predecesor, Petro Poroshenko. Putin tenía que encontrar una salida al estancamiento del acuerdo de Minsk, que no tenía futuro. Decidió cambiar el centro de gravedad de Donbass a toda Ucrania. Empezó a preguntarse qué lugar se había reservado para Ucrania en los planes de la OTAN. ¿Será Ucrania al menos un país neutral o un aliado militar abierto? Quería desviar la atención de la congelada situación en el Donbass y empezar a hablar de relaciones interestatales y mundiales. en muchos sentidos, un nacionalista aún más duro que su predecesor, Petro Poroshenko. Putin tenía que encontrar una salida al estancamiento del acuerdo de Minsk, que no tenía futuro. Decidió cambiar el centro de gravedad de Donbass a toda Ucrania. Empezó a preguntarse qué lugar se había reservado para Ucrania en los planes de la OTAN. ¿Será Ucrania al menos un país neutral o un aliado militar abierto? Quería desviar la atención de la congelada situación en el Donbass y empezar a hablar de relaciones interestatales y mundiales. Empezó a preguntarse qué lugar se había reservado para Ucrania en los planes de la OTAN. ¿Será Ucrania al menos un país neutral o un aliado militar abierto? Quería desviar la atención de la congelada situación en el Donbass y empezar a hablar de relaciones interestatales y mundiales. Empezó a preguntarse qué lugar se había reservado para Ucrania en los planes de la OTAN. ¿Será Ucrania al menos un país neutral o un aliado militar abierto? Quería desviar la atención de la congelada situación en el Donbass y empezar a hablar de relaciones interestatales y mundiales.

Ervin Hladnik Milharčič: ¿Cómo lo hizo?

Ilya Budraitskis: Simplemente. Empezó a mover tropas a la frontera. La idea era obligar a Occidente a reaccionar. Putin planteó así una pregunta muy simple a Occidente: ¿hasta qué punto considera seriamente apoyar militarmente a Ucrania en caso de conflicto militar? O incluso más simple: ¿irás a la guerra si invado el país? Quería ver qué sucede en las fronteras de la Unión Europea en caso de una intervención militar. Hizo la pregunta de la manera que él prefiere. A Putin le gusta desafiar a su oponente. Se para frente a él, lo mira a los ojos. “Bueno, ¿qué vas a hacer? ¿Vas a tocar o solo estás hablando? ¿Quién retrocederá primero? Lo hizo en Crimea en 2014, luego en Donbass. No se trataba realmente de planear una invasión, quería forzar negociaciones. Pero la respuesta de Occidente en enero pasado fue una sorpresa para Putin. Él ve a Occidente como una tierra de sinvergüenzas que continúan predicando los derechos humanos y no están preparados para un conflicto real. Siempre son los primeros en retirarse antes de ser desafiados. Pero en las últimas semanas el tono ha cambiado en Occidente, primero en EE. UU., luego en el Reino Unido y luego en muchos otros. Putin ahora debe darse cuenta de que Occidente ha aceptado su desafío y ha comenzado a desafiarlo él mismo. Primero, la diplomacia empezó a decir que Putin ya era el agresor y que había cruzado las fronteras. Putin simplemente estaba moviendo tanques a lo largo de la frontera y Occidente tuvo la impresión de que ya había ocupado Ucrania. La politica, La diplomacia y los medios de comunicación han causado pánico en Occidente al afirmar que Rusia está a punto de lanzar una gran ofensiva en Ucrania. Ahora envían armas a Ucrania y hablan de intervenir ellos mismos. Putin no esperaba esto.

Ervin Hladnik Milharčič: ¿Estás diciendo que Putin vio todo este viaje en tanque como una herramienta de negociación?

Ilya Budraitskis: Eso es lo que pienso. Cuando Rusia prepara una invasión, suele tener claros objetivos militares por delante. ¿Cuáles podrían ser los objetivos militares de un ataque frontal a Ucrania? Todo lo que escuchas son respuestas políticas. Por un lado, el deseo de cambiar el gobierno de Kiev. D’autre part, il y a la volonté de créer une atmosphère propice pour une guerre hybride c’est-à-dire la volonté de diviser l’alliance occidentale, de scinder l’Ukraine en deux et de prendre le contrôle politique d’ una parte. Supongamos que de una intervención militar pudieran surgir corrientes políticas favorables. Pero, ¿cómo llevar a cabo la parte militar de la operación? ¿Ocupar Kiev? ¿Para ganar qué? Un éxito militar traería más problemas de los que Rusia ya enfrenta. El resultado solo podía ser una completa confusión. Incluso la ocupación de una gran parte de Ucrania no proporcionaría a Rusia ninguna garantía de seguridad frente a Occidente. Habría resistencia, se necesitaría una gran cantidad de tropas y se podría olvidar toda estabilidad. Los sentimientos nacionalistas ucranianos se fortalecerían y Rusia perdería el país para siempre. se necesitaría una gran cantidad de tropas y se podría olvidar toda estabilidad. Los sentimientos nacionalistas ucranianos se fortalecerían y Rusia perdería el país para siempre. se necesitaría una gran cantidad de tropas y se podría olvidar toda estabilidad. Los sentimientos nacionalistas ucranianos se fortalecerían y Rusia perdería el país para siempre.

Hoy, el poder ruso también sobreestima la popularidad de Rusia en Ucrania. Sueña con que la mayoría de la población hable ruso y no tenga problemas para aceptar a Rusia como su patria. Es pura fabricación.

Por mi parte, no vi un plan militar claro para la invasión, ni grandes preparativos del país para la guerra. El único efecto práctico de la guerra sería desestabilizar la situación en Rusia.

Ervin Hladnik Milharčič: ¿Pero tal vez Putin piensa que Rusia está bajo amenaza?

Ilya Boudraitskis: Sí. Creo que hay mucha ansiedad de poder. Están convencidos de que Estados Unidos y sus aliados europeos también quieren un cambio de régimen en Rusia. Sienten que Rusia está rodeada de países hostiles. Y Putin ha declarado públicamente muchas veces que no reconoce las fronteras creadas después de 1989. Según él, las fronteras son el resultado de un error histórico, que él considera una tragedia. Desde 1991, Rusia ha perdido territorios que, según Putin, históricamente le pertenecen. Ucrania es uno de estos territorios.

Ervin Hladnik Milharčič: ¿Qué hace que Ucrania sea tan importante? ¿Por qué no Tayikistán o Uzbekistán o los Estados bálticos? Nunca habla de Polonia. ¿Por qué Ucrania? ¿Es por razones estratégicas y económicas o por otras razones?

Ilya Boudraitskis: Las razones estratégicas y económicas son sin duda importantes para él. Después de Rusia, Ucrania tenía la mayor población de todas las repúblicas soviéticas y era su centro económico más importante. Sigue siendo el país postsoviético más grande después de Rusia. Ucrania es también el enlace entre Rusia y Europa Occidental, el país clave para el control del Mar Negro. El gas y el petróleo rusos transitan hacia el oeste a través de Ucrania. Hay muchas razones objetivas por las que esto es importante.

Pero todavía hay otro aspecto. El problema es la idea de que Ucrania solo puede ser un estado independiente siendo un estado antirruso. Ucrania es el país que más se parece a Rusia culturalmente: idioma, religión, comida, costumbres. No hay grandes diferencias. Pero solo puede existir como estado independiente siendo un adversario de Rusia. Esto no lo digo yo. Eso es lo que Putin escribió este verano en un documento de programa de 20 páginas sobre la historia de Ucrania, desde la época de la dominación asiática hasta el siglo XX. Lo publicó en el sitio web del gobierno. “Los rusos y los ucranianos son un solo pueblo”, escribe. La idea principal del artículo es que Ucrania no es solo una parte específica de Rusia, sino también un elemento orgánico de la misma. Entonces, el proyecto de una Ucrania independiente todavía corresponde a un plan de las potencias occidentales, que utilizaron el país como arma contra Rusia. La doctrina de Putin dice que hoy no es diferente, que Occidente quiere hacer de Ucrania un estado anti-ruso. Putin también cree que una Ucrania independiente no tiene un valor positivo, sino un proyecto negativo destinado a socavar a Rusia. Esto no es una especulación de mi parte, está escrito en este artículo publicado por Putin en julio de este año. Para él, el debate sobre una posible subjetividad de Ucrania es inútil. Por eso Rusia está negociando con Estados Unidos, Alemania y la Unión Europea, pero no directamente con Ucrania. que usó el país como arma contra Rusia. La doctrina de Putin dice que hoy no es diferente, que Occidente quiere hacer de Ucrania un estado anti-ruso. Putin también cree que una Ucrania independiente no tiene un valor positivo, sino un proyecto negativo destinado a socavar a Rusia. Esto no es una especulación de mi parte, está escrito en este artículo publicado por Putin en julio de este año. Para él, el debate sobre una posible subjetividad de Ucrania es inútil. Por eso Rusia está negociando con Estados Unidos, Alemania y la Unión Europea, pero no directamente con Ucrania. que usó el país como arma contra Rusia. La doctrina de Putin dice que hoy no es diferente, que Occidente quiere hacer de Ucrania un estado anti-ruso. Putin también cree que una Ucrania independiente no tiene un valor positivo, sino un proyecto negativo destinado a socavar a Rusia. Esto no es una especulación de mi parte, está escrito en este artículo publicado por Putin en julio de este año. Para él, el debate sobre una posible subjetividad de Ucrania es inútil. Por eso Rusia está negociando con Estados Unidos, Alemania y la Unión Europea, pero no directamente con Ucrania. Putin también cree que una Ucrania independiente no tiene un valor positivo, sino un proyecto negativo destinado a socavar a Rusia. Esto no es una especulación de mi parte, está escrito en este artículo publicado por Putin en julio de este año. Para él, el debate sobre una posible subjetividad de Ucrania es inútil. Por eso Rusia está negociando con Estados Unidos, Alemania y la Unión Europea, pero no directamente con Ucrania. Putin también cree que una Ucrania independiente no tiene un valor positivo, sino un proyecto negativo destinado a socavar a Rusia. Esto no es una especulación de mi parte, está escrito en este artículo publicado por Putin en julio de este año. Para él, el debate sobre una posible subjetividad de Ucrania es inútil. Por eso Rusia está negociando con Estados Unidos, Alemania y la Unión Europea, pero no directamente con Ucrania.

Ervin Hladnik Milharčič: ¿Podemos concluir que para Putin, Ucrania no es un tema de política internacional?

Ilya Boudraitskis: Es inútil sacar conclusiones. Putin escribió esto como su contribución a la comprensión del país. Está negociando sin la presencia de Ucrania. Para Putin, esta es una presentación apropiada de la realidad. Ucrania no es un tema en esta historia, Rusia y Occidente sí lo son. Estados Unidos es el centro de gravedad de Occidente. Esta es la cosmovisión de Putin.

Ervin Hladnik Milharčič: ¿Podría la controversia convertirse en una confrontación militar entre Rusia y la OTAN?

Ilya Boudraitskis: Seamos realistas. No se puede comparar la OTAN y Rusia. La OTAN es una alianza de treinta países, Rusia no tiene aliados en Occidente. Rusia está sola en esta historia y no tiene posibilidades de lograr la victoria en una confrontación frontal directa. En su análisis, Putin concluyó que la OTAN está fragmentada y no podrá formular una estrategia común contra él. Sobre todo, que la OTAN no podrá tomar la decisión de defender militarmente a Ucrania frente a una invasión. Para que pueda lanzar un desafío.

No esperaba que Estados Unidos, después de su demostración de impotencia en Afganistán, pudiera restablecer tan rápidamente su monopolio de toma de decisiones sobre sus aliados. No creía que pudieran recuperar un papel destacado en los asuntos europeos y reconstituir la OTAN como una alianza militar funcional, solo un año después de Trump. Putin vio la derrota en Afganistán como una señal de la debilidad de la OTAN y parecía improbable un nuevo frente unido. Pero en pocas semanas, la situación ha dado la vuelta y la OTAN parece mucho más unida que antes. Si esta situación persiste, la OTAN solo puede beneficiarse de ella.

En los últimos días Suecia y Finlandia, países neutrales, han reavivado el debate sobre la posibilidad de unirse a la OTAN. Finlandia ahora será más preocupante para Putin que Ucrania. La neutralidad de Finlandia fue una victoria para la Unión Soviética después de la Segunda Guerra Mundial. El resultado del intento de alejar a la OTAN de las fronteras de Rusia bien puede ser la entrada de Finlandia en la OTAN.

Ervin Hladnik Milharčič: Entonces, en su opinión, ¿Putin está perdiendo terreno?

Ilya Budraitskis: Sí, pero también hay algo que ganar. Ahora buscarán una solución en la que ambas partes puedan cantar victoria. Creo que se elabora una agenda, que no se comparte con el público, durante las negociaciones que podemos seguir. Las negociaciones comenzaron con el anuncio del ultimátum ruso. Esta es una forma muy extraña de iniciar las negociaciones. Presentaron una lista de demandas, pero el representante ruso dijo antes del inicio de las negociaciones que esa lista no era un menú del que Occidente pudiera pedir lo que quisiera. No es un enfoque muy diplomático. Por lo general, no anunciamos nuestro objetivo antes de las negociaciones. Un ultimátum es lo que se impone a los vencidos. Por lo tanto, estaba claro que las demandas rusas serían rechazadas. Sin embargo, las negociaciones aún están en curso y las tropas rusas están en la frontera. Este contexto es peligroso. Sigo pensando que están buscando un acuerdo. Tal vez una garantía de que Ucrania no se unirá a la OTAN en los próximos años. Nada firmado, ninguna garantía por escrito, solo un acuerdo informal.

Ervin Hladnik Milharčič: ¿Tiene razón Putin cuando dice que Occidente quiere sacar a Rusia de Ucrania y debilitarla aún más? ¿O es solo paranoia?

Ilya Budraitskis: Es una gran pregunta, ya sabes. Si por Rusia débil te refieres a un país que no puede desempeñar el mismo papel que la Unión Soviética en un orden mundial liderado por Estados Unidos, Putin tiene razón. Si quiere decir que a Rusia no se le permitirá ser parte del orden mundial en sus propios términos como potencia soberana, creo que eso también es cierto. El problema de Putin es que no entiende la política como algo más que una competencia entre potencias mundiales. Para él, la oposición política a su poder es también una forma de que Occidente haga que Rusia parezca débil en las relaciones internacionales. Para él, defender los derechos humanos significa lo mismo. Una Rusia débil. Por eso prohíbe los movimientos de derechos. El hecho de que las elecciones presidenciales en Ucrania las ganara un candidato que no contaba con el apoyo de Putin es también una derrota para Rusia. No creo que nadie pueda cambiar de opinión.

Ervin Hladnik Milharčič: ¿Volveremos a la Guerra Fría? ¿Algún progreso realizado por un lado es un fracaso del otro?

Ilya Boudraitskis: Estamos en una situación peor que durante la guerra fría. En comparación con la Guerra Fría, hay una diferencia importante entre las élites del mundo. La Guerra Fría y la política de distensión estuvieron influenciadas por lo que Max Weber llamó la ética de la responsabilidad. Ambos bandos pensaban igual durante la Guerra Fría: “Somos cínicos y no escatimamos golpes en política. Pero nuestro cinismo tiene un propósito específico. Queremos evitar la guerra nuclear a toda costa. »

Esta fue la lógica de políticos como Leonid Brezhnev o Richard Nixon. Ambos fueron insensibles y cínicos hasta el final en sus políticas, pero lo que realmente querían era evitar que despegaran los misiles con ojivas nucleares. Toda la construcción de la Guerra Fría se basó en la prevención de la destrucción del mundo por las armas nucleares. Las élites en Rusia, Estados Unidos y probablemente en Europa ya no operan según los principios de esta ética de la responsabilidad.

La segunda diferencia es igualmente importante. A diferencia de la Unión Soviética durante la Guerra Fría, la Rusia moderna no tiene un modelo con el que dirigirse al mundo. No puede pretender ofrecer ninguna alternativa ideológica, política, social o económica al orden estadounidense. No existe un modelo político, social o económico ruso que pueda oponerse a la democracia liberal estadounidense. Putin ni siquiera pudo exportar la forma rusa de hacer política a Ucrania. Por eso se apoderó de Crimea en 2014. En la historia reciente, la posición de Rusia de Putin es débil. Mucho más débil que la posición de la Unión Soviética durante la Guerra Fría.

Ervin Hladnik Milharčič: Rusia no tiene amigos en Occidente. ¿La oposición tiene alguno?

Ilya Budraitskis: Los liberales rusos están en la oposición. Occidente los aprecia. Muchos ya están en el extranjero. Cientos de figuras de la oposición liberal han abandonado recientemente el país por motivos políticos. Los liberales tienen muchos amigos en Occidente y son bienvenidos por la Unión Europea y la administración de los Estados Unidos. En este caso, no hay problema. Desde el punto de vista de la izquierda, la situación es completamente diferente. La izquierda europea ha perdido interés en el internacionalismo. Ven el mundo como un conflicto entre el imperialismo estadounidense y quienes se le oponen. La posición antiimperialista es dominante entre muchas fuerzas de izquierda en Europa. Entre ellos, sorprendentemente, encontramos simpatía por Putin, porque resiste la dominación política de los Estados Unidos. Me parece que, a la luz del conflicto en Ucrania, existe una necesidad urgente de renovar el enfoque internacionalista de la izquierda europea en la política internacional. Sería muy conveniente para nosotros.

Ervin Hladnik Milharčič: Nuestra última conversación fue a fines de la primavera pasada, cuando la conservacionista Anastasia Ponkina, de 20 años, fue encarcelada en Siberia. En ese momento, una nueva generación parecía surgir en Rusia, trayendo un imaginario diferente a la política. Luego ella desapareció. Qué pasó ?

Ilya Boudraitskis: Ella no ha desaparecido. Esta generación sigue ahí. Pero todas las estructuras políticas a través de las cuales podía expresar sus ideas fueron destruidas casi por completo. Ahora estamos en una situación similar a la de los kazajos.

Ervin Hladnik Milharčič: La situación no es tan grave, ¿verdad?

Ilya Budraitskis: No ? Conozco muy bien Kazajstán. He estado allí varias veces recientemente. Los acontecimientos del último mes han sido muy complejos. Se han presentado de forma demasiado simplista. Hubo una verdadera revuelta popular en Kazajstán. Es cierto que hubo muchos provocadores y gente que vino a saquear las tiendas, pero en el centro de los acontecimientos hubo una revuelta masiva de la gente más común. Los trabajadores, los pobres, la gente de todos los ámbitos de la vida resistieron. Una revuelta popular clásica. Tuvo lugar en un país gobernado durante décadas por un régimen totalmente represivo. Mucho más represiva que la de Putin. Nursultan Nazarbayev se convirtió en presidente del país en 1990 después de ocupar el cargo de secretario general del Partido Comunista. Gobernó hasta el 5 de enero de este año, cuando renunció como jefe del Consejo de Seguridad del país. Inmediatamente después de tomar el poder, disolvió todos los partidos y organizaciones de oposición. Primero, prohibió el Partido Comunista y todos los sindicatos independientes. Disolvió todos los grupos liberales organizados y prohibió efectivamente toda actividad política independiente. Prohibió cualquier forma de organización, cualquier actividad. En enero de este año hubo una revuelta que no tuvo representación política. Porque ella no podía tener ninguno. No había organización ni líderes. No había símbolos claros, activistas políticos, partidos o movimientos visibles con programas y líderes. Todo fue destruido hace mucho tiempo. Gobernantes desterrados, rotos, olvidados o exiliados. Solo queda gente enfadada en las calles. Si Rusia continúa por su camino, nos encontraremos en una situación similar.

Ervin Hladnik Milharčič: Desde Moscú, ¿vemos que los países de Europa del Este están siguiendo el mismo camino y que las autoridades, desde Polonia hasta Hungría pasando por Eslovenia, han descubierto la tentación de transformar la democracia en regímenes autoritarios?

Ilya Boudraitskis: Vemos muchas cosas. Creo que entendemos lo que te está pasando. En muchos sentidos, compartimos una experiencia común, ¿no es así?


* Historiador y autor que vive en Moscú, Ilya Boudraitskis es uno de los críticos de izquierda más creíbles y valientes del régimen de Vladimir Putin. También es un escritor original que no sigue doctrinas de moda. En enero de 2022, Ediciones Verso publicó su libro Disidentes entre disidentes, que se centra en la evolución de las corrientes políticas más amenazadas en Rusia. Analiza la izquierda rusa tras la caída de la Unión Soviética, cuando en Rusia actuaban grupos políticos que iban desde los anarcosocialistas hasta los trotskistas, críticos tanto del liberalismo de Yeltsin como de los movimientos políticos nostálgicos de la URSS y, más tarde, del régimen de Vladimir Putin.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.