0 0
Read Time:7 Minute, 32 Second

Compartimos la entrevista realizada a Aldo Chiaraviglio, secretario gremial de SUTEBA Tigre, militante de la lista roja en la Multicolor, el sábado 3 de abril pasado en nuestro programa radial Borrador definitivo. En ella nos relata la posición de la seccional sobre el regreso a las clases presenciales en las escuelas y la relación con el aumento exponencial de los contagios de covid 19, y sobre las demandas del sector.

Con respecto a la vuelta a la presencialidad en las escuelas, y la inversión estatal en educación nos comentaba lo siguiente.

«Hay una desinversión en términos de presupuesto nacional y provincial que es estructural en el sistema educativo… que generó carencias crónicas en el sistema educativo público. Sobre esa base, de carencias crónicas, es  la situación que tenemos hoy, que tiene la excepcionalidad de ser en el marco de la pandemia de covid 19, que genera condiciones diferentes a cualquier otro tipo de situación que hayamos vivido antes.

A modo de balance. El año pasado cuando comenzó a circular comunitariamente el virus, el gobierno nacional y los gobiernos provinciales decidieron la suspensión de actividades y la continuidad escolar mediante la virtualidad, todo a costa del bolsillo docente y el de las familias. A nosotros no nos dieron ningún dispositivo, ni conexión, ni datos gratis, ni plus por conectividad; tampoco a los estudiantes. Lo que hizo que la continuidad pedagógica haya sido muy dificultoso en el 2020 en el contexto de crisis económica y social.

Sobre eso se monta una campaña que arranca a fines de año y en enero (que decía) en que las escuelas estuvieron cerradas y que había que abrirla, lo  que es falso.  Ahí estamos en la situación que vivimos hoy, con el virus que sigue circulando de manera comunitaria, sigue siendo alta. No se hizo ni una sola obra de infraestructura salvo cuestiones menores, no se garantizó ni conectividad ni dispositivo, ni tampoco lo espacios que puedan servir para estar toda la cantidad de gente que moviliza la educación. Nosotros hicimos la cuenta a nivel país, movilizar todo el sistema educativo implica movier 14 millones de personas… entre estudiantes, docentes y auxiliares.

Ese el riego que nosotros alertábamos, decíamos que si vamos a un nivel de movilización tan alto, esto va hacernos entrar en una nueva dinámica de contagios. Los números hoy parecen darnos la razón en esa caracterización que hacíamos.

En cuanto a las declaraciones de la ministra de salud, Carla Vizzotti, haciendo que foco en las reuniones sociales, fue clara su postura en calificarla de errónea.

¿A Vizzotti habría que preguntarle si una escuela no es una reunión social, si una fábrica no es una reunión social? Si, son reuniones sociales de cientos, de miles de personas. El transporte público es una reunión social donde estamos más apretados que en un asado.

La línea del gobierno es, en términos globales, de casa al trabajo y del trabajo a casa. Vayan a laburar dicen y ni siquiera nos permiten ese tiempo de ocio que le robamos al capital, ni en nuestra casa haciendo algo que nos dé placer ya podemos disfrutar. Nosotros lo rechazamos de plano.

Además insisto que el trabajo es un hecho eminentemente social que conecta una cantidad enorme de personas en el día a día. Entonces si los contagios son en las reuniones sociales, evidentemente los lugares de trabajo son grandes focos de contagio.

También, respondió es estado del espíritu docente a nivel general, si hay predisposición a la lucha o de resignación.

“En términos de caracterización de cómo está la situación, nosotros vinimos de un 2020 nefasto en termino laborales porque el trabajo virtual implicó una ruptura de la jornada de trabajo, pasamos a trabajar todo el día, los fines de semana. Porque por ahí recién los estudiantes podían disponer de dispositivos en horarios que no eran los clásicos de la escuela. La jornada laboral se extendió. Además las autoridades usaron la virtualidad para bombardearnos a cualquier día y cualquier hora con notificaciones, te podía llegar una cuando uno se dispone a almorzar con la familia por ejemplo.

Esa experiencia tan traumática y el saber que hubo muchos problemas de conectividad generaron en un sector importante de la docencia un pensamiento, la necesidad de buscar como conectarnos de vuelta en forma directa, presencial con los estudiantes.

Ahora en la mediada de que se va haciendo la experiencia de ver cómo están las escuelas, de la falta crónica de inversión, de que en muchas escuelas, por ejemplo, las ventanas están atascadas y no podés tener ventilación. O ahora que empiezan los días más fríos, ¿cómo vamos hacer con las ventanas y puertas abiertas?

Lo que se tendría que haber garantizado es la provisión de dispositivos para todo el estudiantado y para la docencia y de conectividad. En esa contradicción se está moviendo el sector. Además, el sector tiene una construcción desde la culpa, desde el amor a la “vocación”. Lo que genera enormes dosis de voluntarismo, pero es este contexto es un riego para nosotros y para la comunidad. Estamos viendo que los chicos de 10 años con covid positivo. Los chicos que vienen a nuestras escuelas son parte de una población del que 60 % son pobres. A esa población estamos sometiendo a este riego.

Hay sector de la dirigencia e incluso parte de la izquierda plantea  la vacunación como una panacea. Charaviglio opinó sobre el la pregunta que la vacunación implica en algún punto parte de la búsqueda en ponerle un límite a la situación de pandemia. Nuestra seccional reivindica la vacunación a la comunidad de conjunto, que esté para todos.

La burocracia sindical de Ctera, de Baradel, incluso de la Feb plantea que hay que volver a la presencialidad porque los protocolos son los que te protegen, lo que es falso. Ahí está el problema. Hoy por hoy es parte integrante del gobierno, entonces están en ambos lados del mostrador. Todos los acuerdos que llegan en el papel son inaplicables en la práctica. Por ejemplo, un profesor, en una semana ve a 300 estudiantes. Que burbuja puede estar aislada?

La dirigencia convalidaron todos los protocolos que son de difícil aplicación y en condiciones de infraestructura malas delas escuelas. Para nosotros es una política criminal las que llevan adelante la lista celeste de Baradel y Alesso, no solo de entrega de derechos o de salarios, sino que ahora, además, decidieron militar a favor de la vuelta a la presencialidad que es sumamente riesgosa. Lo que cambió de enero a abril es la apertura de la educación, no podemos decir que el pico este ajeno a que se hayan abiertos las escuelas.

Para vislumbrar el futuro de la educación en este 2021 en tanto la apertura indiscriminada del gobierno, y  actitud de las bases docentes, llegó a decirnos; En varias provincias comenzó el ciclo lectivo con conflictos por salarios porque cada vez es necesario trabajar más para alcanzar la canansta básica. Para llegar a la línea de pobreza, una maestra debe trabajar mañana y tarde. Son sueldos realmente bajos.

Por un lado se está dando esa situación de conflicto que se va ir agravando en la medida que la dinámica inflacionaria siga como está. Y por el otro lado, se está viendo el aumento de los contagios, con compañeros fallecidos, va ir llevando a una demanda más que necesaria de que así no se puede seguir, que hay que buscar otras maneras a la educación… Porque es muy alto el nivel de movilización de personas. En la provicia de Bs As se mueven 4 millones de estudiantes por día. Supongamos que está dividido a la mitad, por el sistema de rotación burbujas, son 2 millones igualmente. Muchos de Esos estudiantes van con la mamá, el papá, el abuelo que lo llevan a la puerta de la escuela, usa el transporte público, ese es el marco, por lo tanto entendemos que esto se va agravar. Sin embargo, el mensaje de Trota es exactamente el contrario.

A modo de cierre le consultamos sobre si en la educación tenemos que discutir un panorama nuevo, si estamos ante un globo de ensayo para desarrollar la educación virtual como lo dominante. A los que respondió.

El marco de flexibilización laboral en el sistema educativo, en el 2020 y el 2021 es enorme. Nosotros trabajamos bajo estatuto no bajo convenio colectivo. El gobierno de Kicillof ha pasado por arriba un montón de esos derechos estatutarios, en la forma de contratación, la forma de pago, la forma de designación de cargos.

Además, la experiencia del 2020 fue una gran desmentida de esa hipótesis que se iba poder reemplazar a la docencia por aplicadores. Algo que se intentó con el gobierno de Macri.  Por la carencia de dispositivo y por la falta de vínculos, porque nuestro trabajo es pedagógico y afectivo, Es inviable en la realidad…

Ante la situación Aldo Chiaraviglio insiste que “Segumios los reclamos por la suspensión de actividades, la provisión de dispositivos y un plan de vacunación general para volver con condiciones general de seguridad e higiene.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *