En ocasión de una actividad organizada por la Escuela Media Nº 328 de Puerto General San Martín, por la conmemoración del 24 de marzo, entrevistaron a nuestro compañero, Luis Cuello. Compartimos ese reportaje.


La actividad, como parte del calendario escolar, se realizó en el Centro Cultural Batalla de Punta Quebracho, en la ciudad santafesina de Puerto General San Marín.

Nuestro compañero participó en ella y pudo intercambiar impresiones con decenas de adolescentes de la escuela media, alrededor de la dictadura genocida y su significado en el presente. Durante un descanso en el debate, fue entrevistado por el medio de prensa MDR @madariagaproducciones. Compartimos el video de ese breve reportaje.

Luis se define a sí mismo como “un militante que cree que hay que cambiar el mundo de raíz, eliminar las injusticias, las guerras, y sobre todo eliminar el capitalismo”.

Brinda algunas definiciones sobre la importancia de mantener viva la memoria del genocidio, porque éste sigue actuando en la actualidad: “Todos tendríamos derecho de olvidar el horror, pero no se puede olvidar porque hay impunidad, mientras exista impunidad puede volver a pasar. Por ello es importante ubicar cuáles fueron las políticas y los objetivos de la dictadura militar, porque aquello que consolidó seguimos padeciéndolo hoy día. La semana pasada se terminó de firmar un acuerdo con el FMI que todo el mundo sabe y sabemos que va a significar más ajuste, rebaja de salarios, rebaja de presupuestos, y es una deuda externa que se generó durante la dictadura militar cuando los militares nacionalizaron la deuda de las grandes empresas como Acindar, Swift, Ford, Techint, etc. Por eso hablamos de una dictadura no solo cívico militar, sino cívico militar empresaria y eclesiástica, porque en esto también tiene mucha responsabilidad la iglesia, fundamentalmente la iglesia católica, de haber bendecido las armas y de haber apoyado durante todo el proceso de la dictadura militar”.

Sin necesidad de ir muy lejos, el propio paisaje del lugar en donde se realizaba la entrevista brindaba un ejemplo claro de lo expuesto: (Puerto General San Martín) está lleno de puertos privados –dice Luis-, que usufructúan esta producción que se llama soja. Habría que hacer otra cosa distinta, estas empresas son las que se beneficiaron con la dictadura militar y con el menemismo, y se siguen beneficiando ahora”.

Finalmente, cierra con una definición política de la significancia de la fecha: “… es importante mantener la memoria, pero esa memoria debe ayudarnos a analizar el presente y a poder pensar un futuro, qué país queremos y cómo lo podemos construir y cómo podemos pelear por eso. Y eso no es lo que está ofreciendo ni este gobierno ni el anterior, sino que esa respuesta puede salir solamente del pueblo y de los trabajadores, debatiendo y organizándose… No es un feriado, para mí es un día de lucha. Mañana hay movilizaciones y aprovecho para invitar a que se participe. Luchar por los derechos humanos de ayer, de hoy, del futuro es mucho más amplio, es defender que no existan pibes con hambre, que exista educación para todos, y también por las libertades democráticas. Para eso hay que pelear, no cae como maná del cielo sino que hay que pelear”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.