El presente artículo fue publicado en AnRed el 20 de octubre de 2011, cuando se cumplía un año del asesinato de Mariano Ferreyra a manos de una patota sindical con protección estatal y 110 años del asesinato del obrero azucarero Cosme Budislavich a manos de la policía, en la represión de un proceso huelguístico. La publicamos 11 años después porque entendemos que lo dicho en él conserva plena vigencia en la actualidad.

“La pampa comienza a extremecerse (sic). Son extremecimientos de oro y fuego, riqueza y miseria, alegría y dolor. La pampa siente el dolor de su vientre henchido, pronto a reventar en un mar de espigas doradas. La pampa, bajo el sol, bajo este sol ardiente, tiene la belleza de todo lo que comienza a ser trágico.”
Luis Di Filippo, La Protesta, 10.12.1920.